Historia-Leyenda

El nombre de  Patones proviene del apellido que tenían sus fundadores que era Patón. Hasta el siglo pasado el pueblo se llamó Los Patones en alusión a sus primeros habitantes.

La  noticia de esos primeros fundadores de Patones se da en Uceda en un padrón de 1527 en el que se enumeran los vecinos que contribuyeron en la reparación de un puente sobre el río Jarama y que tenían el apelllido Patón.

Posteriormente, en 1555 hay un nuevo padrón que se conserva en el Archivo de Simancas que menciona la alqueria de la Hoz de los Patones (hoy Patones de Arriba) integrada por 7 vecinos.


Cita al mismo tiempo la alquería de los Pradales que hasta casi nuestros días era considerada por la leyenda como el origen del actual Patones, lo cual es falso, pues las dos poblaciones fueron habitadas al mismo tiempo.
Los habitantes de los Pradales se bajaron a Patones en fechas desconocidas que algunos situan en el Sigo XVIII.

Se puede decir entonces que Patones nació entre 1527-1555.
En 1687 aparece la existencia del Rey de los Patones.
Se trata de la visita que hizo el Rey al Cardenal Moscoso a su paso (1653) por Torrelaguan para pedirle la construcción de una ermita en el pueblo.

El Rey era una especie de alcalde ojuez de Paz, y como dicen los documentos clásicos, sería un anciano que administraba justicia entre los vecinos.
Se dice que cuando el rey Carlos III se dirigía  a estos personajes lo hacía refiriéndose al rey de los Patones.

Patones desde su origen perteneció a la Villa de Uceda y estuvo bajo su jurisdicción hasta 1769 cuando consigue la independencia del lugar, reinando Carlos III.
Por aquél entonces, Patones era tratado por Uceda como un barrio lejano olvidado para todo salvo para cobrar impuestos.

Hacia 1769 aproximadamente se hace llegar a Carlos III un memorial donde exponían su situación de olvido  y pedían el título de lugar o aldea, que incluía tener un término municipal  propio.
El 3 de Agosto de 1769 se les concede el título de lugar o aldea independiente de la Villa de Uceda.

Una vez conseguida la independencia de la Villa de Uceda  y pueden tener alcalde propio, algunos de los alcaldes siguen perteneciendo a la familia Prieto.
La familia de los Prieto tenía  la prerrogativa  de ser la que administraba  justicia y gobernaba hereditariamente, eligiéndose para tal objeto al varón  mayor de ella, al que llamaban rey.

En el S.XIX también será importante la guerra de la Independencia que, según la leyenda no había afectado al pueblo.
Se pensaba que debido a su situación había quedado oculto y no había sido visto por los franceses.

Esto no sólo es falso, sino que existen documentos en el archivo municipal que dan cuenta de los tributos pagados a los destacamentos franceses cercanos: en concreto hay un legajo que muestra el pago de una vaca y la asignación de 50 libras de carne al destacamento francés de Torrelaguna.


Sin embargo, uno del los hechos más importantes que afecta a patones durante este Siglo XIX son las primeras obras de canalización de agua a Madrid a partir de entonces, denominado Canal de Isabel II. Se construye la presa del Pontón de la Oliva y se van realizando alguno de los tubos y acueductos que hoy se pueden ver por los barrancos de Patones, Torremocha y Torrelaguna.

En el Siglo XX de forma paulatina los habitantes de Patones fueron descendiendo  de Patones de Arriba al llano donde se fue construyendo el nuevo núcleo.
El traslado se generalizaba en los años 60.
La declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) para Patones de Arriba le otorga la máxima protección que contempla la ley de Patrimonio Historico Español